" Sólo hay una forma de leer correctamente: leer con toda la piel expuesta al verbo"

" Sólo hay una forma de leer correctamente: leer con toda la piel expuesta al verbo"
" Sólo hay una forma de leer que me convence: leer con toda la piel y el alma expuestas al verbo" © Lucía Conde

06 marzo 2016

Renaciéndome


Llegaste cuando estaba aún dormida
o fingía dormir para no ser consciente
de ese hogar derrumbado a mi alrededor.
 
Nada se sostenía.
Ya no quedaban mesas donde reunirse
ni sillas donde reposar
tras el trabajo.
 
La cama estaba sucia
y colgaba la ropa tendida por el techo,
llena de polvo y hollín.
 
Todo era un caos entonces
de paredes mojadas por las lágrimas
y los cristales rotos en el suelo.
 
Me miraste a los ojos y dijiste:
- Vamos, princesa.
Despliega tus alas, que es hora de volar.
 
De pronto fui la diosa que antes era.
Puse seda en mi piel
y dejé que fluyera mi yo dormido.
 
Nada hubiera podido detenerme:
tal era entonces la fuerza
que emanaba de mí, tras tus palabras.
 
Y volamos tan alto
que se borraron de un plumazo
todos mis malos recuerdos.
 
© Lucía Conde