" Sólo hay una forma de leer correctamente: leer con toda la piel expuesta al verbo"

" Sólo hay una forma de leer correctamente: leer con toda la piel expuesta al verbo"
" Sólo hay una forma de leer que me convence: leer con toda la piel y el alma expuestas al verbo" © Lucía Conde

18 marzo 2016

Pequemos



Ven hacia mí salvaje.
Deshagamos la cama, esta vez.
 
Desata tus instintos y revive
mi cuerpo deseoso entre tus dedos...
 
No serán ya mis manos
las cadenas que impidan que me ames.
 
Bebe mis humedades,
ávidas de los juegos de tu lengua.
 
Despierta mi lujuria como nunca,
como sólo tú sabes, sin piedad.
 
No dejes que el pudor se nos coloque
otra vez sigiloso entre los muslos
y ábreme para ti,
lasciva y pura,
porque me siento tuya
y yo me ofrezco.
 
Temblaré de placer cuando tus manos
me conquisten despacio los rincones
y los pechos me ardan imposibles.
 
Gemiré desbordada en tus caricias
y mis besos serán fuego y ternura.
 
Dejaré que me lamas insaciable;
que cortejes mi mente y que la duermas,
para ser el pecado que deseas.
 
Morirás de placer cuando mi boca
te abrace los caminos que te crecen
y  tienden imparables a mi encuentro.
 
© Lucía Conde