" Sólo hay una forma de leer correctamente: leer con toda la piel expuesta al verbo"

" Sólo hay una forma de leer correctamente: leer con toda la piel expuesta al verbo"
" Sólo hay una forma de leer que me convence: leer con toda la piel y el alma expuestas al verbo" © Lucía Conde

29 noviembre 2015

Una tarde, en el río...

 
 
 
Calor estival a la orilla del río.
Sobre una manta reímos y soñamos.
 
El sol lame nuestros cuerpos
mientras besas mi pelo
y una mano muy tierna
alcanza los vértices de mi pecho
bajo la ropa liviana.

Desabrochas mi blusa con tus dientes,
y tu lengua conquista mi piel
paso a paso, poco a poco,
erizándola toda sin remedio.

Con mi mano acaricio
sobre el jean ajustado
esa parte de ti que señala mi Norte...
y te ayudo a liberar
a ese héroe enjaulado.

Se aceleran los besos,
las caricias, los labios
recorriendo los cuerpos
y se pierde la blusa,
y excitados nos damos
al compás del deseo.

Nos latimos a un tiempo
y en éxtasis último
estallamos satisfechos.

Tras un tiempo de pausa,
aún ardiendo por dentro,
me levanto hacia el río...

"El agua está templada...
 ¿ Vienes?"
 ¿ Quieres que otra vez juguemos?
 
© Lucía Conde